domingo, 2 de mayo de 2010

La Felicidad y la Tristeza son dos caras de la misma moneda...

No es sano... definitivamente no es sano. Esta frase me la repito una y otra vez en la cabeza, y estoy segura de que no es sano. No es sano odiar y al mismo tiempo querer a alguien, no es sano ser un juguete, no es sano que jueguen con tus sentimientos y que creen expectativas, más si son falsas.
Personalmente, ya no tengo nada que ocultar, es más, creo que ni siquiera tengo nada que perder, estoy cansada del "analgésico" y de toda la situación, en serio, a ratos quisiera mandárlo todo para la #$%#&/%"&/ pero no lo logro, ¿por qué? estoy tratando de averiguarlo.
Sí, me siento agotada, cansada, esa energía no se retira de ahí y me hace sentir mal, la autoestima últimamente no ha sido la mejor y siento que no estoy lidiando solo con mis cargas emocionales sino también los dilemas (ajenos ellos) que me causaron el dolor.
No quiero buscar culpables, o responsables pero es inevitable cuando uno tiene claro lo que le hace sentir mal, esta conducta autodestructiva que sé no me llevará al suicidio pero si me esta debilitando, me hace cuestionarme sobre todo lo que he sido capaz de decir a otros para darles ánimo y no he logrado aplicar en mi vida, aunque eso no es novedad y creo que a todos nos pasa lo mismo.
Necesito responder las mil preguntas en mi cabeza, el día que lo haga me podré alejar por completo, y espero recibir ayuda respecto a eso, aunque sea para eso; quisiera vivir en los años 60, es más, podría ser en los 90, cuando no habian celulares, facebook, messenger y era posible aislarse de una persona completamente y que así hubiera curiosidad de saber de su vida, la única forma posible era encontrárselo o llamar al fijo, cosa que nunca considero posible en mi vida cotidiana. Qué fácil la tenian nuestras madres en el momento de querer olvidar a alguien...
Quisiera volver a tener 8 años, y tener el concepto de querer que encuentro en los niños de esa edad (o en las personas demasiado inmaduras) "Querer es dar tus papas fritas a la otra persona, o la parte con crema de la Oreo" y que mis preocupaciones básicas sean que Tuxedo Mask casi es descubierto por Serena (osea Sailor moon) aunque si lo analizo a fondo esas desgraciadas series son las que le enseñaban a uno que el amor era una dulce coincidencia que sólo se da al final de la temporada y por eso cuando se es toda una mujer uno da todo esperando que al final, el galán en cuestión valore lo que se hizo y llegue el final de temporada siendo la princesa más amada del planeta... dulce coincidencia? dulce farsa más bien...
Yo seré siempre una enamorada del amor, nunca diré que es malo querer a alguien, ni mucho menos, por eso cuando las cosas me salen mal no digo "no me vuelve a pasar" sino "ya llegará alguien que lo valore" pero me estoy cansando, una vez alguien me dijo algo muy cierto "A ti no te interesa que a alguien le importe, te interesa que a MI me importe" pues sí, y qué? acaso no tengo derecho a pedir aunque sea eso? tengo derecho a pedirle al Universo que confabule a mi favor, que me dé lo que deseo y tal cual como lo deseo, luego si quiero que a alguien le importe puedo anhelarlo, como la niña pequeña que anhela que Ranma le de por fin el beso a Akane y dejen de pelear, como uno anhela que al destapar el regalo del Niño Dios encuentre la barbie que tanto soñó...
En serio, me estoy cansando, y espero que mi cansancio no interrumpa ese plan de "cuando viejitos nos vamos a reir de esto" porque si mi cansancio llega es definitivo y no habrá mail, facebook, celular ni messenger que valga para hacerme sentir de nuevo lo que ya senti pero hoy perdi...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada